Cómo Tratar y Prevenir los Calambres Nocturnos en las Piernas

Si has tenido un día duro en el trabajo, lo único que te imaginas es estar acostado al final del día. Cuando finalmente estás relajándote en la noche, a tu pierna le agarra a un calambre terrible.
Los calambres nocturnos en las piernas pueden sucederte en cualquier momento. Y estos espasmos musculares pueden ser tan intensos que dejan a algunas personas paralizadas hasta que desaparecen.
Tu primer instinto puede ser estirar el músculo, pero probablemente te sientes incapaz de moverte. Sigue leyendo, para que averigües qué causa los calambres nocturnos en las piernas, y lo que es más importante, si hay una forma de evitar que te vuelvan a ocurrir.

Cómo tratar los calambres nocturnos en las piernas

¿Qué Causa Los Calambres En Las Piernas Por La Noche?

Los calambres nocturnos en las piernas pueden ocurrirle a cualquier persona, en cualquier momento. Más de la mitad de los adultos experimentan calambres en las piernas por la noche, en algún momento de su vida.

Esto puede conducir a un insomnio severo, debido a la interrupción del sueño o a la ansiedad, si al dormir por la noche sufres de calambres musculares.

Los tirones en las piernas normalmente ocurren en el músculo de la pantorrilla. Ambos músculos se contraen en la parte posterior de la pierna, desde la rodilla hasta el tobillo. Ocasionalmente, los calambres también ocurren en otras partes de la pierna. Los tendones de la corva, los cuádriceps e incluso los pies pueden verse afectados.

Causas

Los expertos no están seguros de qué causa los calambres en las piernas, pero piensan que puede estar asociado con la fatiga muscular y la disfunción de los nervios.

También pueden estar asociados con diferentes afecciones. Se sabe que, tanto la neuropatía diabética como la insuficiencia renal causan calambres en las piernas.

Las condiciones médicas relacionadas con los calambres nocturnos en las piernas lo son:

  • Anemia
  • Insuficiencia renal aguda
  • Enfermedad renal crónica
  • Arteriopatía periférica
  • Cirrosis
  • Estenosis espinal
  • Diabetes tipo 1 y tipo 2
  • Hipertiroidismo

Además, algunos medicamentos y procedimientos pueden causar calambres nocturnos en las piernas:

  • Diálisis
  • Medicamentos para la presión arterial
  • Diuréticos
  • Anticonceptivos orales
  • Medicamentos para reducir el colesterol

Otras condiciones relacionadas con los calambres en las piernas también incluyen:

  • Enfermedad de Parkinson
  • Diarrea
  • Deshidratación
  • Embarazo
  • Osteoartritis

El síndrome de las piernas inquietas a veces se confunde con calambres nocturnos en las piernas. Pero no son lo mismo. El dolor no es uno de los síntomas principales de este síndrome.

El riesgo de tener calambres nocturnos en las piernas aumenta a medida que la persona envejece. Y las mujeres son más propensas a tener un episodio de calambres en las piernas que los hombres.

Algunas opciones de estilo de vida pueden contribuir a los calambres nocturnos en las piernas:

  • Cruzar las piernas con los dedos de los pies en punta durante períodos prolongados
  • Esfuerzo excesivo de los músculos
  • Estilo de vida sedentario
  • Estar de pie demasiado tiempo

Los calambres nocturnos en las piernas pueden estar asociados con la posición de los pies. Mientras se está relajado o durmiendo, la mayoría de las personas colocan sus pies y piernas lejos de su cuerpo. Cuando los dedos de los pies apuntan hacia afuera en la flexión plantar, esto puede acortar los músculos de la pantorrilla y hacerlo más susceptible a los calambres en las piernas.

Consejos para Prevenir los Calambres Nocturnos en las Piernas

Estos espasmos nocturnos en las piernas son impredecibles, pero hay algunas medidas que puedes intentar para reducir la probabilidad de tenerlos.

Prueba estos 6 consejos para evitar los calambres nocturnos en las piernas:

1. Mantente Hidratado

Los líquidos ayudan al buen funcionamiento de los músculos en el cuerpo. Por lo tanto, trata de beber mucho líquido a lo largo del día.

2. Afloja los Músculos de las Piernas

Antes de acostarte, aflojar los músculos de las piernas puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir estos espasmos nocturnos.

Una opción que puedes intentar es: pedalear en una bicicleta estacionaria durante un par de minutos antes de acostarse.

3. Estira los Músculos de las Piernas Antes de Acostarse

Realizar un estiramiento antes de acostarte puede ayudar a reducir la gravedad y frecuencia de los calambres nocturnos en las piernas.

4. Usa Calzado Adecuado

El uso de zapatos inadecuado puede empeorar los problemas preexistentes en los pies y las piernas. Las personas con pies planos deben prestar especial atención a su calzado.

5. Dormir Boca Arriba

Algunas posiciones al dormir pueden aumentar el riesgo de tener calambres nocturnos en las piernas. Las posiciones en las que los pies apuntan hacia abajo pueden aumentar el riesgo.

En su lugar, trata de dormir boca arriba con soporte de almohada debajo de las rodillas.

6. Cambia tu Tipo de Ropa de Cama

Dormir en una cama con cobijas muy pesadas podría impactar negativamente tus piernas. Este tipo de ropa de cama podría empujar los pies hacia abajo.

En su lugar, trata de cambiar el tipo de ropa de cama por sábanas sueltas, sin apretar y un edredón ligero.

Tratamiento y Cuidados

Los calambres nocturnos en las piernas pueden durar entre unos pocos segundos y 10 minutos. Aunque puede ser un dolor insoportable, generalmente no se necesita atención médica después de haber sufrido de un tirón. Sin embargo, puedes tomar estas acciones para aliviar el dolor de los calambres musculares:

  • Utilizar Calor

La temperatura caliente puede ayudar a mitigar el dolor. Prueba con una bolsita de agua caliente, una toalla caliente o una almohadilla térmica para músculos tensos.

Las duchas o los baños calientes también pueden relajar los músculos tensos.

  • Jugo de Pepinillos

Este zumo también puede ayudar a lidiar con los calambres musculares. Existe evidencia que indica que beber una pequeña cantidad, ayuda a aliviar el dolor.

  • Estiramiento

Estirar un músculo acalambrado es uno de los tratamientos más comunes. Para los calambres en las piernas, trata de estirar la pierna.

Flexiona el pie de modo que la parte superior de los dedos apunten hacia ti.

  • Marcha De Talones

Caminar con los talones activa el músculo que está delante de la pierna, opuesto a la pantorrilla. Hacer esto puede ayudar a que tu pierna se relaje.

Sin embargo, si los calambres en las piernas ocurren en los muslos, es posible que esta técnica no te ayude.

  • Tomar Analgésicos

Prueba tomando analgésicos como acetaminofén o ibuprofeno para aliviar el dolor que queda después de un calambre.

Las interrupciones crónicas del sueño debido a los calambres nocturnos en las piernas pueden requerir una visita al doctor. Solicita una cita y pídele que te recete relajantes musculares más fuertes para ayudar a prevenir los calambres.

O también tu médico puede realizar pruebas para determinar si los calambres en las piernas se deben a un padecimiento más profundo.

Conclusiones

Los calambres nocturnos pueden ocurrir en cualquier momento. Y no hay una causa exacta para ellos. Sin embargo, hay ciertas condiciones y desencadenantes que pueden aumentar el riesgo.

Estos espasmos en las piernas pueden ser dolorosos y molestos. También pueden interrumpir el sueño si son crónicos. Desafortunadamente, a menos que haya una condición médica subyacente que los esté causando, no hay mucho que un médico pueda hacer al respecto.

Por último, los consejos de prevención pueden ayudar a minimizar el riesgo de sufrir estos calambres por las noches. Trata de estirar o aflojar los músculos de las piernas antes de acostarse. Y si tienes calambres, cuídate aplicando calor o tomando algún medicamento para el dolor.

Califica este Post